Todos necesitamos un pasatiempo, pero algunas encuentran alivio de muchas maneras realmente sorprendentes. Un mecánico tal vez se relaje al volar una cometa, un bailarín de ballet tal vez tome clase de boxeo. Pero ¿que harías para relajarte después de digamos, un largo día en la fábrica de genocidios? Sólo pregúntenle a estos chicos:

#6. Hitler Amaba a Disney y Los Dibujos Animados

Todos saben que Hitler era un artista, y aunque algunas de sus pinturas ya han aparecido anteriormente, bocetos descubiertos en el año 2008 arrojan un poco de luz sobre el misterio de la mente detrás de este loco. Los bocetos presentan a 2 de los siete enanos, Tímido y Sabio junto con un boceto no firmado de Pinocho.

Hitler no era sólo un fanático casual a la pintura. El no sólo poseía una copia de Blanca Nieves, el pensaba que era una de las más grandes películas de todos los tiempos. Su amor por todas las cosas de Disney era tan bien conocida que Joseph Goebbels obsequió a Hitler 18 películas de Mickey Mouse como regalo de navidad. Goebbels escribió después en su diario que Hitler estaba “muy complacido”. Probablemente después escribió algo como: “también aplaudió con sus manitas lleno de alegría, para después correr a su habitación para ponerse su gorrito de Mickey y sus pijamas de Donald”

#5. Osama Bin Laden era un Campeón del Volleyball

Osama Bin Laden odia a los Estados Unidos. Odia todo acerca de ellos: La sacrílega libertad de la que gozan, sus políticos arrogantes, la manera en que sus habitantes ríen. Creo que esto ya lo saben, pero el simplemente odia a los Estados Unidos los odia tanto, odia cada una de las fibras de su negra, y maldita alma… bueno odia todo, a excepción del voleyball. Esa cosa le parece !genial!

No estamos inventando esto; las historias de la habilidad en el volleyball de Bin Laden provienen de una confiables fuentes de información, como de su guardaespaldas Nasser al-Bahri.

Así que, ¿por qué el enemigo número uno de E.U.A también es el fan número uno de este deporte? Tal vez el volleyball sea su excepción a la regla de odiar todo en E.U.A., o tal vez sea la misma causa de su odio; tal vez esté un poco celoso de las inmaculadas playas de América, lo cual sería razonable viniendo de un tipo que vivía encerrado en una apestosa cueva. O quizás, sólo quizás, un tipo tan alto como lo era Osama y que creía que la  diversión está prohibida por Dios, se sentía predispuesto a dominar este deporte.

Ah, y todo esto sin contar el hecho de que Mohammed Atef, el líder de Al-Qaeda, también solía ser una estrella en el volleyball, pero no le permitían jugar en el mismo equipo que Osama porque ambos eran demasiado buenos.

#4. Saddam Hussein Escribía Cursis Novelas Románticas

En el 2001, oficiales de la CIA encontraron una novela en una tienda de libros en Arabia titulada Zabibah and the King. Escrita bajo el astuto pseudónimo de “S. Hussein” (en serio ¿como pudimos haberlo descubierto?)

Zabibah y el Rey es una novela alegórica basada en la historia de Iraq… de la misma forma en que Transformers es una serie de TV alegórica acerca de la revolución industrial. El libro se ambienta en la antigua Iraq, cuando el justo el amable y justo Rey (Saddam) se enamora de la bella e inocente Zabibah (Iraq).  Después de un largo camino lleno de poesía, conversaciones con Dios, cabellos enmarañados, peleas y demás el Rey y Zabibah eventualmente terminan profundamente enamorados.

Pero mientras caminaba de regreso a casa después de pasar una deliciosa velada en el castillo del Rey, Zabibah es atacada y violada por su cruel marido. Aquí unas líneas del pasaje original:

“La violación es el peor de los crímenes, sin importar si se trata de un hombre violando a una mujer o ejércitos invasores que violan la patria o la usurpación de los derechos.”

Si, la chica es Iraq, el Rey justo (?) es el mismo Saddam, y el cruel marido son los Estados Unidos de América. Y si realmente necesitaste esa explicación para entender el contexto, le debes a tu maestra de primaria una carta redactada de manera muy severa y explícita, aunque probablemente necesitarás ayuda para escribirla. Pero tal vez estamos siendo injustos: No deberíamos esperar sutileza de un tipo que encargó que se pusieran estatuas de sí mismo con una altura de nueve metros en cada esquina del país.

¿Es una bola disco lo que lleva en la cabeza?

#3. Al Capone Escribía Canciones de Amor

Digan lo que quieran sobre Al Capone, pero era sin lugar a dudas un tipo rudo. Es el criminal más famoso de la historia. Y sin duda continúa siendo la primera imagen que aparece en tu cabeza cuando escuchas la palabra “gangster”: un tipo de aspecto italiano, traje de primera calidad, sombrero– ese es Capone.
El era la esencia misma de un chico malo… bueno, con la excepción de las canciones de amor.
Y el Banjo!

Su única canción documentada (aunque se dice que escribió muchas más) se titulaba “Madonna Mia,” y era esencialmente una oda de corazones-rotos dedicada a su amada esposa. Esto no parece encajar con la imagen de peligroso jefe de la mafia, pero Al se las ingenió para conservar el respeto cuando tomas en cuenta en donde escribió la mayoría de sus canciones: La Prisión de Alcatraz. ¡Y eso es tener bolas!. En un lugar en el que eras sodomizado y apuñalado y luego sodomizado de nuevo, Capone se sentaba en su celda e interpretaba deliciosas baladas románticas. Con su Banjo.

En una celda mucho mejor que el dormitorio promedio.

Página 1 de 2

Siguiente